Nuevas terapias logran reducir el colesterol LDL en hipercolesterolemia

La Hipercolesterolemia Familiar homocigota (HFHo) es la forma más grave de HF. La Sociedad Española de Arteriosclerosis (SEA) da conocer la situación en España de esta forma más grave y rara de la enfermedad, pero cuyo diagnóstico precoz es esencial para salvar vidas, tal y como destaca en una nota de prensa.

Además, según recalcan desde la organización, dos nuevos tratamientos han logrado reducir los niveles del colesterol LDL en los pacientes más graves.

La HFHo se caracteriza por la presencia de dos variantes alélicas patogénicas (procedentes de ambos progenitores) en los genes LDLR, APOB, PCSK9 o Ldlrap1. Cursa con niveles muy elevados de colesterol LDL, normalmente por encima de 500 mg/dl, y enfermedad cardiovascular (ECV) muy prematura. Hay formas extremadamente graves de HFHo que, si no se tratan, pueden desarrollar eventos cardiovasculares incluso en la adolescencia, y mortalidad prematura.

En el XXXV Congreso de la SEA se ha presentado el Registro Nacional de HFHo, en el que se han analizado los pacientes con diagnóstico de HFHo incluidos en el Registro de Dislipemias de la SEA desde enero de 2013 a marzo de 2023. Gracias a este estudio, se ha constado que “la situación actual de los pacientes afectados es mejor a la esperada, con reducciones marcadas de los niveles de colesterol LDL gracias a los nuevos tratamientos disponibles”.

Rosa María Sánchez, miembro de la SEA y de la sección de Endocrinología y Nutrición del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno-Infantil de Gran Canaria, así como del Instituto Universitario de Investigaciones Biomédicas y Sanitarias de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, ha encabezado la realización del Registro Nacional de HFHo que ha permitido identificar a 110 pacientes con HFHo en España, “una cifra bastante alta”, según la especialista.

Tratamientos para la HFHo

Normalmente, todos están tratados con estatinas a dosis máximas combinadas con ezetimiba, algunos con inhibidores de PCSK9 y 12 pacientes han necesitado aféresis de LDL, un tratamiento de depuración extracorpórea de partículas de LDL. Además, existen dos nuevos tratamientos para las formas más graves: lomitapida y evinacumab. Este último no estaba disponible cuando se realizó el registro, aunque en la actualidad hay un paciente con este tratamiento con muy buenos resultados. Con respecto a la lomitapida, “hemos observado su eficacia, ya que hay pacientes que han podido abandonar la aféresis al iniciar el tratamiento con lomitapida. Y los tratados con lomitapida que no han podido dejar la aféresis han espaciado sus sesiones en el hospital, mejorando su calidad de vida”, explica la investigadora.

Respecto a los niveles de LDL, gracias a los tratamientos, “los homocigotos verdaderos, que son los pacientes más graves, consiguen mantener un nivel de colesterol LDL medio de 150 mg/dl, que supone una reducción muy importante y una mejora evidente”, constata Sánchez. “En formas homocigotas, son niveles de colesterol LDL relativamente aceptables y que se han podido conseguir con las nuevas terapias, porque antes, en algunos casos, no se conseguían alcanzar cifras inferiores a 250 o 300 mg/dl, aún con tratamiento”, añade.

Las últimas guías publicadas recomiendan, en pacientes con HFHo mayores de 18 años, un objetivo de colesterol LDL por debajo de 70 mg/dl, o 55 mg/dl en el caso de enfermedad cardiovascular establecida. Y en niños y adolescentes, por debajo de 115 mg/dl. “Son objetivos muy difíciles”, admite Sánchez, “pero las mejoras conseguidas suponen un avance muy importante”.

Sospechar y detectar posibles casos de HFHo

La HFHo tiene una prevalencia de 1 de cada 300.000 – 450.000 personas, por lo que se considera una enfermedad rara. Sin embargo, inicialmente se pensaba que la prevalencia era 1 de cada 1.000.000 de personas, lo que supone una prevalencia mayor de la esperada. Los pacientes afectados con las mutaciones más graves pueden llegar a tener niveles de colesterol de hasta 800 mg/dl. “Por eso, es de vital importancia que se conozca y se sospeche esta enfermedad para detectarla y tratar a los pacientes cuanto antes”, advierte Sánchez.

Un reciente documento de consenso europeo advierte de que, en pacientes con niveles de 400 mg/dl de colesterol LDL, ya habría que sospechar de una posible HFHo. Sánchez asegura que “es clave, cuando se detectan estos niveles de colesterol tan elevados, derivar a los pacientes a las Unidades de Lípidos de referencia, que es donde se les podrán facilitar los fármacos y terapias que, en algunos casos, son muy costosas. Y donde se podrá realizar el imprescindible estudio genético que permita también un cribado ascendente o descendente de otros casos en la familia no detectados”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *