Nuevo algoritmo diagnóstico para esclerodermia e hipertensión pulmonar

El diagnóstico precoz y la instauración de un tratamiento específico son claves para mejorar el pronóstico de los enfermos.

La esclerodermia o esclerosis sistémica es una enfermedad que puede complicarse, en algunos pacientes, con el desarrollo de una hipertensión pulmonar; una manifestación grave y “potencialmente mortal” en la que el diagnóstico precoz y la instauración de un tratamiento específico son claves para mejorar el pronóstico de los enfermos.

Así lo ha defendido este jueves el internista José Luis Callejas Rubio, del hospital Clínico Universitario San Cecilio de Granada, durante la celebración del Webinar Hiper-Geas, coordinado dentro de la XIII Reunión VirtuGEAS organizada por el grupo de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas (GEAS) de la Sociedad de Medicina Interna (SEMI). En su ponencia el experto ha insistido en que la clave para el diagnóstico precoz está, sin duda, en la realización de pruebas de esfuerzo.

Como no podía ser de otra forma, la XIII edición de VirtuGEAS ha vuelto a poner en valor el trabajo entre diferentes especialidades médicas en el tratamiento de estas enfermedades, con un panel de expertos moderado por Norberto Ortego Centeno, del servicio de Medicina Interna del Clínico Universitario San Cecilio de Granada y Carmen Pilar Simeón, del servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Vall D’Hebrón. Junto a ellos y el también internista, Callejas Rubio, el neumólogo, Javier Guerra Ramos del Hospital de Las Palmas, y la cardióloga, Pilar Escribano Subías del Hospital 12 de octubre, han expuesto una visión completa, desde diferentes puntos de vista, de la hipertensión pulmonar asociada a la esclerodermia

Callejas Rubio ha centrado su exposición en diferentes aspectos, como son las dificultades en la correcta clasificación en los diferentes grupos de hipertensión pulmonar, la naturaleza dinámica de la enfermedad pudiendo pasar de un grupo a otro durante su evolución, y fundamentalmente en la necesidad de hacer un diagnóstico lo más precoz posible en los pacientes en los que se sospeche su aparición. Callejas Rubio afirma que dada la posible afectación de diferentes órganos y de diferentes formas en la esclerodermia como son el pulmón y el corazón, es muy importante aplicar de forma correcta el algoritmo diagnóstico, recientemente actualizado por un grupo de expertos a nivel nacional coordinados por Norberto Ortego y publicado en los protocolos de la SEMI.

Ecocardiograma-Doppler de ejercicio

Siguiendo su exposición, el facultativo afirmó que la realización de diferentes pruebas de esfuerzo como el ecocardiograma-Doppler de ejercicio y las pruebas de esfuerzo con consumo de oxígeno son la clave para una detección temprana de la hipertensión pulmonar en los pacientes en los que se sospeche.

En este sentido, el equipo de Norberto Ortego junto con Eduardo Moreno y Pilar Martín del Servicio de Cardiología del hospital San Cecilio de Granada llevan más de 10 años investigando en este problema, fundamentalmente con el ecocardiograma de ejercicio que consiste en la realización del ecocardiograma al paciente en el pico máximo de esfuerzo mientras realiza ejercicio en una bicicleta, determinando en ese momento diferentes parámetros de “gran valor diagnóstico y pronóstico”.

Callejas terminó su exposición haciendo referencia a que el diagnóstico precoz debe seguirse siempre de “la instauración de un tratamiento precoz”, habiendo ya evidencia científica que es posible frenar el desarrollo de esta grave complicación en fases muy iniciales de la enfermedad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *