¿Cómo prevenir las picaduras de alacranes?

Los alacranes pican sólo si se sienten invadidos o tocados accidentalmente por el hombre. Para prevenir picaduras es fundamental tomar medidas de prevención y saneamiento de los espacios habitados.

Los alacranes, también llamados escorpiones, se encuentran frecuentemente en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, norte de Buenos Aires y provincias del NOA y Cuyo y pueden estar presentes durante todo el año, aunque se vuelven más activos en meses de primavera y verano.

Los síntomas que presenta una persona que fue picada por un alacrán se manifiestan con diferentes grados de severidad. Puede tratarse desde un intenso dolor en el lugar de la picadura hasta palidez, náuseas, vómitos y palpitaciones. Generalmente, las picaduras ocurren en horarios nocturnos, se localizan en los miembros inferiores y la población más afectada son los niños.

Es muy común que la presencia de alacranes en la vivienda esté asociada a la actividad de cucarachas, arañas o cascarudos, ya que son su fuente de alimento. Por su forma, tamaño, color y hábitos de ocultación es muy dificil encontrarlos durante el día, por lo tanto, es muy importante trabajar en tres aspectos importantes dentro de un programa de prevención y control:

1. Prevención de una posible picadura, estableciendo hábitos y cuidados de adultos y niños mediante una buena información.

En la habitación, no dejar ropa ni calzado a nivel del piso, tampoco dejar que sábanas o frazadas cuelguen de la cama porque facilitaría el ascenso a la misma, no acarrear leña al interior, realizar un buen manejo de residuos y evitar caminar descalzos. Mover muebles con cuidado, ya que pueden estar debajo de ellos y utilizar guantes adecuados si hay sospechas de presencia.

2. Estrategias culturales y físicas: Realizar las tareas de ordenamiento y limpieza con mucho cuidado. Usar guantes adecuados y botas. Limpiar baldíos, desmalezar y cortar pasto bien bajo. Remover pilas de escombros, piedras, ladrillos o leña innecesarios y también árboles secos o caídos. Cubrir con malla fina todas las rejillas en baños, cocinas y accesos. Sellar con cemento o pastina las grietas, aberturas en pisos, zócalos y azulejos rotos.

3. Estrategia de control con Insecticidas: Consiste en controlar los insectos que pueden ser fuente de alimento como las cucarachas intradomiciliarias. Esto puede estar condicionando su presencia en la vivienda. En la misma estrategia, se pueden controlar ambas plagas utilizando insecticidas residuales domisanitarios siempre aplicados por profesionales.

Los insecticidas son claves para el control de los alacranes, pero su aplicación requiere de un análisis previo de las condiciones del lugar.  “El insecticida es una herramienta importante del control pero siempre debe estar sustentado en un diagnóstico previo y complementado por otras medidas físicas y culturales”, agrega el Ing. Marcelo Hoyos, Gerente Técnico Higiene Ambiental de BASF.

BASF Argentina ha desarrollado un programa de control para alacranes, el cual comienza con un diagnóstico previo del ambiente-plaga el cual debe estar realizado por profesionales autorizados. Tacazo® es un insecticida de residualidad prolongada, sin olor y de baja toxicidad, indicado como herramienta indispensable para los programas de control de alacranes y cucarachas, el alimento vivo de los alacranes. Por su doble modo de acción, controla formas adultas e inmaduras, pero además permite trabajar eficazmente en el control de poblaciones resistentes a otros insecticidas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *