¿12 mil kilos de hongos para alimentarnos?

Científicos del CONICET generaron dos toneladas de inóculo. 

Los profesionales del Laboratorio de Micología y Cultivo de Hongos Comestibles y Medicinales (UBFungi) del Instituto Tecnológico de Chascomús (INTECH, CONICET-UNSAM-asociado a CICPBA) lograron duplicar con relación a 2018 la elaboración de inóculo.

Se trata de un producto a base de granos de cereales que se constituye como el insumo básico para la siembra de distintas especies de hongos comestibles.

“Hemos entregado dos toneladas de inóculo a productores particulares de varias provincias, lo que significa la posibilidad de generar 12 toneladas de hongos”, comenta el investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y director del grupo Edgardo Albertó.

La generación de inóculo es una de las varias líneas con las que el laboratorio se contacta con el sector productivo mediante lo que se conoce como Servicios Tecnológicos de Alto Nivel (STAN), herramientas con las que el CONICET hace su aporte a la comunidad desde la vinculación y transferencia del conocimiento que desarrollan sus investigadores.

Además, los expertos del UBFungi se dedican a la identificación de distintas especies de hongos, el estudio de aquellas que son silvestres y pueden ser domesticadas para su producción intensiva.

“La calidad proteica de los hongos es alta, la mayoría de las especies posee todos los aminoácidos esenciales lo que los configura como posibles sustitutos de la carne, algo ideal para aquellas personas que son vegetarianas o veganas”, resalta el investigador.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *