Avanza la instalación de un Observatorio Robótico en la Antártida para estudiar exoplanetas

El equipo será montado en la base Belgrano II, el sitio más austral para los emplazamientos argentinos en el continente. El proyecto está liderado por el científico del CONICET Mario Melita.

El Instituto de Astronomía y Física del Espacio (IAFE, CONICET-UBA), el Instituto Antártico Argentino (IAA) y la Universidad Nacional de Hurlingham (Unahur) están trabajando en el montaje de un “Observatorio Robótico Antártico Argentino” en la base antártica Belgrano II, el sitio más austral para realizar observaciones científicas de Argentina.

El proyecto está liderado por el científico del CONICET Mario Melita, que centra sus investigaciones en astrofísica planetaria y desarrollo tecnológico en astronomía antártica.

“Una de las principales motivaciones de este proyecto es la de explorar un nicho de investigación donde la Argentina por ubicación geográfica e historia de la exploración antártica, posee una ventaja relativa inobjetable”, señala Melita. El lugar en el que se emplazará el observatorio es un sitio ideal por su régimen climático: poco viento, bajas temperaturas que favorecen la disminución de “ruido” en los detectores y posibilidad de disponer de seis meses para realizar mediciones diurnas, y los restantes seis meses del año realizarlas de modo nocturno.

El Observatorio tendrá un telescopio automatizado de tipo Ritchtey-Chretien, apto para funcionar en las extremas condiciones climáticas del lugar, que permitirá detectar exoplanetas y otros cuerpos celestes que son de difícil acceso desde otras latitudes. Dicho telescopio estará albergado en un edificio con cúpula giratoria construida en fibra de polietileno y asentada sobre una base elevada de hierro galvanizado. Aunque será emplazado en la Antártida, puntualmente a 17 grados del Polo Sur, operará remotamente desde Buenos Aires.

“La infraestructura que albergará el telescopio, incluyendo la base de hierro galvanizado ya se encuentran construidas”, precisó Melita. “La motorización y automatización de sus movimientos será realizada en colaboración con la Universidad Nacional de Hurlingham. La base de hierro galvanizado sobre la se asentará la cúpula en la inmediaciones de la Base Belgrano II ya ha sido instalada durante la campaña antártica de verano 2019-2020. Se está trasladando el edificio en esta campaña antártica de verano 2021-2022. Después de su instalación, se ensayará el funcionamiento de la cúpula por lo menos durante un invierno antes de instalar el telescopio y sus instrumentos a partir de la próxima campaña de verano 2022-2023”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.