Cambiar según el clima: la adaptabilidad de la naturaleza

En lugares donde el agua escasea, un tipo de liquen que la necesita para reproducirse destina más recursos a reproducirse. Se trata del Lobarina scrobiculata que hace simbiosis con una cianobacteria y por tanto necesita agua en estado líquido para activar la fotosíntesis. 

Según un estudio publicado en la revista Annals of Botany, este organismo cambia su estrategia reproductiva en función de la presencia o ausencia de lluvia. En lugares secos, este liquen, que crece sobre árboles, empieza a reproducirse a tamaños más pequeños y con mayor intensidad.

El Lobarina scrobiculata no es como los demás. A diferencia de la mayoría de líquenes con microalgas verdes, que activan su fotosíntesis con la humedad ambiental, esta especie necesita agua en estado líquido para activar el funcionamiento de la cianobacteria con la que vive en simbiosis.

En lugares con poca lluvia, adversos para el liquen, aseguraría la persistencia de sus poblaciones mediante la producción temprana e intensa de unas estructuras reproductivas que liberan pequeños fragmentos de hongo y cianobacteria que se dispersan juntos (soredios).

En total, los investigadores analizaron 9.665 líquenes en 18 poblaciones de Lobarina scrobiculata a lo largo de 800 km, desde el norte hasta el sur de la península ibérica.

Los resultados permiten además demostrar por primera vez en hongos la teoría de estrategias vitales desarrollada para plantas y animales con reproducción sexual. Hasta ahora esta teoría nunca se había probado en el reino de los hongos, y los líquenes son organismos que resultan de una simbiosis entre un hongo (micobionte) y una o varias algas verdes o cianobacteria (fotobiontes).

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *