Cinco vacunas recomendadas para adultos mayores pueden reducir el riesgo de Alzheimer

Algunas de ellas, como la neumocócica, tétanos y herpes zoster, disminuyeron la probabilidad de padecer esta enfermedad en mayores de 65 años.

La enfermedad de Alzheimer afecta a más de 6 millones de personas, sólo en Estados Unidos y, en todo el mundo, el número crece debido al envejecimiento de la población. Por eso científicos de distintas instituciones y países llevan adelante investigaciones en procura de hallar tratamientos que detengan, eviten o curen este mal.

Un reciente estudio del centro académico y de investigación científica UTHealth Houston, asoció la aplicación de ciertas vacunas con un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer en adultos mayores de 65 años. Se trata de la vacuna contra el tétanos y la difteria, con o sin tos ferina (Tdap/Td) herpes zoster (HZ), más conocido como culebrilla; y el neumococo.

El estudio, que fue publicado recientemente en el Journal of Alzheimer’s Disease, fue dirigido por los coautores Kristofer Harris, gerente de programa en el Departamento de Neurología de la Escuela de Medicina McGovern en UTHealth Houston. Paul E. Schulz, MD, Profesor Rick McCord de Neurología en la Escuela de Medicina McGovern, fue el autor principal del artículo.

Los nuevos hallazgos llegan poco más de un año después de que el equipo de Schulz publicara otro estudio en la revista, que encontró que las personas que recibieron al menos una vacuna contra la influenza tenían un 40 % menos de probabilidades que sus pares no vacunados de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

“Nos preguntábamos si el hallazgo de influenza era específico de la vacuna contra la gripe. Estos datos revelaron que varias vacunas adicionales para adultos también se asociaron con una reducción en el riesgo de Alzheimer”, dijo Schulz, profesor de enfermedades neurodegenerativas de la familia Umphrey y director del Centro de Trastornos Neurocognitivos de la Escuela de Medicina McGovern. “Nosotros y otros planteamos la hipótesis de que el sistema inmunitario es responsable de causar la disfunción de las células cerebrales en la enfermedad de Alzheimer. Los hallazgos nos sugieren que la vacunación tiene un efecto más general en el sistema inmunitario, que reduce el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer”.

El grupo de investigadores que se completó con Yaobin Ling, asistente de investigación graduado de la Escuela McWilliams de Informática Biomédica en UTHealth Houston; y Avram Bukhbinder, MD, ex alumno de la facultad de medicina, realizó un estudio de cohorte retrospectivo que incluyó pacientes que no tenían demencia durante un período retrospectivo de dos años y que tenían 65 años al comienzo del período de seguimiento de ocho años. Compararon dos grupos similares de pacientes mediante emparejamiento por puntuación de propensión, uno vacunado y otro no vacunado, con la vacuna Tdap/Td, HZ o neumocócica. En última instancia, calcularon el riesgo relativo y la reducción del riesgo absoluto de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

“Este estudio subraya el papel fundamental que desempeñan los conjuntos de datos de observación a gran escala en la investigación biomédica“, dijo Ling. “Es particularmente alentador observar resultados consistentes en numerosas bases de datos de atención médica a gran escala”, manifestó.

“Al aprovechar los modelos modernos de análisis de datos y la gran base de datos de reclamos suscrita por la Escuela de Informática Biomédica McWilliams, obtuvimos información valiosa sobre qué vacunas pueden proteger contra el Alzheimer y potencialmente desarrollar estrategias de prevención más efectivas”, dijo Xiaoqian Jiang, Ph.D., coautor del estudio que ocupa la Cátedra Christopher Sarofim Family en Informática Biomédica y Bioingeniería en la Escuela de Informática Biomédica McWilliams.

Los pacientes que recibieron la vacuna Tdap/Td tenían un 30 % menos de probabilidades que sus pares no vacunados de desarrollar la enfermedad de Alzheimer (el 7,2 % de los pacientes vacunados frente al 10,2 % de los pacientes no vacunados desarrollaron la enfermedad).

De manera similar, la vacunación con HZ se asoció con un riesgo reducido del 25 % de desarrollar la enfermedad de Alzheimer (8,1 % de los pacientes vacunados frente al 10,7 % de los pacientes no vacunados).

Para la vacuna antineumocócica, hubo una reducción asociada del 27 % en el riesgo de desarrollar la enfermedad (7,92 % de los pacientes vacunados frente al 10,9 % de los pacientes no vacunados).

A modo de comparación, dijo Schulz, tres nuevos anticuerpos antiamiloides utilizados para tratar el Alzheimer han demostrado que ralentizan la progresión de la enfermedad en un 25, 27 y 35 por ciento.

“Presumimos que la reducción del riesgo de enfermedad de Alzheimer asociada con las vacunas probablemente se deba a una combinación de mecanismos”, dijo Bukhbinder. “Las vacunas pueden cambiar la forma en que el sistema inmunitario responde a la acumulación de proteínas tóxicas que contribuyen a la enfermedad de Alzheimer, por ejemplo, mejorando la eficiencia de las células inmunitarias para eliminar las proteínas tóxicas o ‘perfeccionando’ la respuesta inmunitaria a estas proteínas para que se reduzca el “daño colateral” a las células cerebrales sanas cercanas. Por supuesto, estas vacunas protegen contra infecciones como el herpes zóster, que pueden contribuir a la neuroinflamación”.

Los investigadores exploraron recientemente los posibles mecanismos en un artículo en Human Vaccines and Immunotherapeutics.

Bukhbinder dijo que la investigación proporciona información única sobre el posible impacto de ciertas tecnologías de vacunas en la protección contra la enfermedad de Alzheimer.

La vacuna Tdap protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina, mientras que la vacuna Td protege contra las dos primeras. Los adultos necesitan una vacuna de refuerzo Td o Tdap cada 10 años para mantener un alto nivel de protección contra el tétanos y la difteria, una infección bacteriana grave que generalmente afecta las membranas mucosas de la nariz y la garganta.

HZ protege contra el herpes zóster, una reactivación del virus de la varicela en el cuerpo que causa una erupción dolorosa. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que los adultos mayores de 50 años, así como los mayores de 19 años con sistemas inmunitarios debilitados debido a una enfermedad o terapia, reciban dos dosis de la vacuna contra la culebrilla llamada Shingrix.

Mientras tanto, la vacuna contra el neumococo protege contra la neumonía, la meningitis, la infección de los senos paranasales, la infección de la sangre y la infección del oído medio. La enfermedad neumocócica es común en niños pequeños , pero los adultos mayores tienen mayor riesgo de enfermedad grave y muerte; en consecuencia, los CDC recomiendan la vacunación antineumocócica para todos los niños menores de 5 años y todos los adultos mayores de 65 años.

“Esta investigación destaca lo importante que es que los pacientes tengan fácil acceso a las vacunas de rutina para adultos”, dijo Harris. “Durante los últimos dos años, el campo de la enfermedad de Alzheimer se ha expandido enormemente, especialmente con la reciente aprobación de medicamentos con anticuerpos antiamiloides por parte de la FDA. Sin embargo, estos medicamentos requieren una infraestructura costosa para poder administrarse de manera segura. Por el contrario, las vacunas para adultos están ampliamente disponibles y ya se administran de forma rutinaria como parte de un programa de vacunación. Nuestros hallazgos son una victoria tanto para la investigación de prevención de la enfermedad de Alzheimer como para la salud pública en general, ya que este es un estudio más que demuestra el valor de la vacunación”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *