Cómo es el hallazgo de científicos argentinos que puede abrir la puerta a una terapia contra el cáncer de colon

Un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Chascomús (INTECH, CONICET-UNSAM) demostró la acción antitumoral de una proteína sobre células cancerígenas de colon. Según publicaron en un reciente artículo de la revista científica Cancer Gene Therapy del grupo Nature, la proteína recombinante Brecept descubierta y caracterizada en 2013 en ese mismo espacio de investigación, modifica distintas proteínas de las células involucradas en la formación de tumores.

El hallazgo, sumado a la comprobación de su capacidad de revertir la fibrosis en varios órganos –un logro del mismo grupo de expertos–, podría sentar las bases para la potencial elaboración de un producto farmacéutico destinado a futuras terapias oncológicas.

Los investigadores estudiaron el efecto de Brecept, una proteína recombinante compuesta por la fusión de TβRII-SE (la proteína reportada por primera vez en células humanas por el equipo del INTECH) y una porción de anticuerpo humano (Fc), sobre TGF-β, una molécula presente en todos los órganos, pero exacerbada en tejidos cancerígenos.

Ricardo Dewey es investigador del CONICET en el INTECH y líder del grupo de trabajo, y precisó que “esta molécula o factor de crecimiento está aumentada cuando hay fibrosis de los órganos o cáncer, entonces si se logra inhibirla y frenar su acción también es posible reducir la fibrosis y los tumores”.

“En un trabajo anterior, nosotros ya habíamos evidenciado la capacidad inhibidora que tiene Brecept sobre TGF-β y demostramos que es capaz de revertir la fibrosis. Ahora nos centramos en el cáncer de colon”, destacó el experto.

El estudio fue parte de la tesis doctoral de la investigadora Ana Romo, y tuvo una etapa in vitro, en la que se analizó qué procesos se ven afectados por la acción de Brecept. “Allí, vimos que esta proteína modifica distintas proteínas de las células involucradas en la formación de tumores -precisó Dewey-. Además, revierte todos los efectos típicos del cáncer: aumenta la muerte celular programada e inhibe la multiplicación de las células cancerígenas y su migración, es decir su capacidad de diseminarse o hacer metástasis”.

Con estos resultados, el equipo pasó a las pruebas in vivo en ratones con el sistema inmune deprimido, a los que se les implantaron células de cáncer de colon humanas modificadas genéticamente con la capacidad de producir Brecept.

Según explicó Dewey, “luego de la implantación, se vio que, en algunos casos, los tumores eran incapaces de desarrollarse y, en otros, lo hicieron, pero alcanzando un tamaño significativamente reducido comparado con los ratones de un grupo control que fue implantado con células de cáncer de colon sin tratar con Brecept”.

La investigación se realizó en el marco de RadBio S.A.S., una startup o Empresa de Base Tecnológica (EBT) del CONICET generada en 2018, de la que Dewey es el responsable científico y Romo responsable del desarrollo tecnológico, y que tiene como meta el abordaje de enfermedades crónicas complejas y el desarrollo de fármacos biotecnológicos para tratarlas.

Según los profesionales, uno de los objetivos de la EBT es completar los requerimientos regulatorios que les permitan evaluar el efecto de Brecept en estudios clínicos en humanos.

Sin embargo, reconocieron que el recorrido para llegar a eso es largo, y las estadísticas dan cuenta de que apenas el 2,5% de los candidatos a droga llegan a ser probados en ensayos preclínicos y una de cada 5 mil drogas en investigación llega al estadio de aprobación por parte de las autoridades regulatorias como la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos o la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, también por sus siglas en inglés).

¿Cuál es el motivo de esto? “Entre otras cosas, porque esto implica costos muy elevados”, señaló Dewey. “Para ello, hacen falta inversores que nos quieran acompañar en el desafío de lograr que este tipo de desarrollos, con resultados alentadores en pruebas de concepto iniciales, puedan ser usados en el futuro para el tratamiento de pacientes”, remarcó el investigador.

“Nuestro sueño es que Brecept sea uno de los primeros fármacos biológicos generados por el CONICET con alcance mundial para que pueda transformar la vida de las y los pacientes que hoy no tienen alternativas de tratamiento”, reveló el científico.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *