¿Cuáles son los trabajos que más provocan pérdida de la audición?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 466 millones de personas padecen pérdidas de audición discapacitante. La aviación, el automovilismo, la música, la docencia, trabajadores del transporte y la radio, son trabajos que favorecen las posibilidades de padecer inconvenientes auditivos. En el programa de radio Paso Clave, entrevistaron a la fonoaudióloga Micaela Constanzo, para conocer más sobre los trabajos que provocan daños acústicos y cuales son las formas de prevenirlos.

“Estar expuesto a presiones sonoras de más de 85 decibeles por más de 8 horas supone un daño acústico que puede ser irreversible, ya que el órgano perjudicado es la cóclea, una estructura con forma de caracol situada en el oído interno, donde se halla el órgano de corti, encargado de conectar el sonido con el cerebro”, definió la experta.

En éste sentido, agregó que “la vía auditiva pertenece al sistema nervioso, ergo, las pérdidas auditivas pueden favorecer el deterioro cognitivo temprano o el aislamiento social, con la pérdida de calidad de vida. En el caso de los niños, encontrar inconvenientes atencionales en las escuelas, por ejemplo, suele deberse a problemas auditivos”.

Aunque hay que considerar que cada paciente puede tener cierta predisposición a padecer los efectos de altas presiones sonoras, cuando esto ocurre, “es importante utilizar protectores auditivos y realizar consultas periódicas para evitar o evaluar posibilidades de desarrollar hipoacusia. Y más en los trabajos cuyas tareas implican exposiciones por períodos prolongados de tiempo”, recomendó Constanzo.

En una investigación de la que participó la especialista, resultaron 5 los trabajos que más impactan en la audición. 1) Construcción: Tanto obreros como ingenieros y supervisores de obra suelen estar en contacto permanente con maquinarias industriales muy ruidosas que pueden alcanzar hasta 130 dB. En estos lugares, no sólo se recomienda el uso estricto de máxima protección auditiva, sino hacerse chequeos médicos periódicos para identificar tempranamente eventuales signos de deterioro. 2) Aviación y automovilismo: Pilotos, azafatas y comisarios de a bordo, así como personal de pista, están expuestos a diferentes tipos y niveles de ruido que, en el caso de quienes van arriba del avión, se suman a los cambios bruscos de presión. Los trabajadores que controlan en tierra el tráfico aéreo, llegan a tolerar 140 dB durante el despegue y aterrizaje. En cuanto al automovilismo, en la cabina de un automóvil de Fórmula 1, la protección debe ser extrema, ya que el ruido supera los 135 dB.

Seguidos por 3) Música y entretenimiento: Músicos, DJs, ingenieros de sonido, encargados de barra y personal de seguridad de boliches y bares experimentan un nivel de sonido muy elevado. Los trabajadores de las salas de videojuegos y de los cines, también entran en esta categoría. En estos sectores se desempeñan mayoritariamente jóvenes, quienes de acuerdo a la OMS conforman un universo de 1.100 millones de personas con riesgo de sufrir pérdida auditiva. 4) Docencia: Las y los maestros de nivel inicial, primario y medio, escuchan diariamente gritos, conversaciones en paralelo y rumoreo constante; factores que pueden afectar su audición. Tanto para ellos como para los niños, la sugerencia dentro del salón de clases es tomar medidas preventivas, por ejemplo, colocar un filtro o goma debajo de las patas de las sillas para acallar el ruido de arrastre cuando se mueven, poner alfombras alrededor del aula para absorber el sonido y cerrar la puerta para bloquear el bullicio externo.

Y finalmente ubican a los relacionados 5) Trabajadores del transporte: Quienes trabajan en el servicio de reparto, principalmente jóvenes, tienen que soportar el ruido del vehículo, así como los sonidos constantes de la calle. Todo esto llega a ocasionar niveles de sonido de hasta 103 dB. Quienes trabajan en el transporte de pasajeros, ya sea público – colectivos, subtes, trenes – así como quienes se dedican al transporte privado – taxis o remises –  también están expuestos a esta contaminación sonora y al riesgo de presentar una pérdida de audición.

Por último, no obstante muchas de las causas exógenas que ocasionan problemas auditivos se vinculan al trabajo, hizo referencia a Buenos Aires como la ciudad que está rankeada entre las más ruidosas del mundo, y es habitual encontrarse con personas que escuchan música con auriculares a un altísimo volumen, a fin de disminuir la invasión del ruido del ambiente. “Estos hábitos, también se encuentran entre los causales de daños a la capacidad auditiva”, concluyó.

COMPARTIMOS EL AUDIO DE LA ENTREVISTA COMPLETA.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *