Embarazos de adolescentes se redujeron a la mitad en los últimos 15 años en Uruguay

Si se compara con 2004, la cifra bajó a la mitad. La mortalidad infantil se mantiene en 6,8 ‰ nacidos vivos, un dato considerado positivo si se tiene en cuenta la caída en la natalidad.

El Ministerio de Salud Pública, presentó datos actualizados de natalidad, fecundidad y mortalidad infantil en Uruguay y repasó los principales factores que incidieron en la mejora, centrados en políticas sanitarias desplegadas, como los controles de embarazo (que superan el 90 %), la incorporación de prestaciones y la vacunación.

La información revela que la tasa de fecundidad permanece por debajo del nivel de reemplazo poblacional, con una tendencia decreciente con pequeñas oscilaciones, pero que concuerda con una realidad mundial, sobre todo de los países desarrollados.

Los casos de embarazo adolescente continúan en un descenso persistente y llegaron en 2019 a la mitad de las cifras de nacimientos que había en 2004. En 2019 la tasa fue de 31,5 ‰ nacidos vivos en adolescentes de entre 15 y 19 años, mientras que 15 años atrás era de 59 ‰. Los datos que aún preocupan son los vinculados a embarazos en menores de 14 años, pues se considera que hay abuso y violencia, situaciones que deben ser abordadas caso a caso.

Las cifras de reducción de embarazo adolescente incidieron en un 22 % en el dato global de baja de la natalidad en el país. En 2019 se realizaron 10.227 interrupciones voluntarias de embarazo (IVE), 146 procedimientos menos que en 2018. Se considera que no incidió directamente en el descenso de los embarazos adolescentes.

El dato de mortalidad infantil no cambió respecto del año anterior y se ubicó en 6,8 ‰ nacidos vivos. En total hubo 14 defunciones el año pasado. Las principales causas de estos fallecimientos son trastornos consecuencia de la prematurez y malformaciones congénitas.

Si se compara a Uruguay con el resto del mundo, en mortalidad infantil está próximo a países desarrollados, con 6,8 ‰ nacidos vivos. En  América del Norte y Europa la tasa es 4,7 y en América Latina y el Caribe, 14,2. En el mundo el promedio alcanza los 28,9 ‰ nacidos vivos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *