Investigan la propagación del Covid-19: estudio genético realizado en Islandia

El estudio llevado adelante por deCODE genetics es el análisis más intensivo hasta el momento. Incluye la secuenciación compresiva de todos los casos presentados para identificar su mutación y rastrear su propagación.

El objetivo del estudio es ofrecer una visión exhaustiva sobre las formas de propagación del virus en una población -de 360.000 personas, en este caso- para implementar el diagnóstico temprano y masivo en conjunto con medidas de contingencia.

Los resultados demuestran que aproximadamente el 0,8% de la población en general está infectada con varias cepas, lo que respalda la hipótesis de que los portadores silenciosos (aquellos que tienen la enfermedad, pero no presentan síntomas) pueden propagar la enfermedad.

“Al intentar mapear cuidadosamente la epidemiología molecular de COVID-19 en Islandia, esperamos proporcionar datos a todo el mundo para usar en los esfuerzos colectivos para frenar la propagación de la enfermedad” comentó Kari Stefansson, CEO de deCODE genetics y autor principal del artículo. El especialista señaló en una entrevista con la CNN que “aunque menos del 1% de las pruebas dieron positivo para el virus, alrededor del 50% de las personas que dieron positivo dijeron que eran asintomáticas, lo que confirma múltiples estudios que muestran que las personas que han jugado un papel importante en la propagación del virus son asintomáticas o que sus síntomas son muy leves.”

El estudio -que terminó el 22 de marzo- se basa en la detección selectiva y combinada en más de 60.000 tests/millón. Las autoridades sanitarias de Islandia comenzaron a evaluar a los habitantes que reingresaban al país provenientes de zonas de alto riesgo (con mayor foco en aquellos que estuvieron en resorts de ski en los Alpes) y a aquellos que habían presentado síntomas a principios de febrero – un mes antes de identificar su primer caso de SARS-Cov-2 (el 28 de febrero).

Para el 4 de abril, este estudio logró identificar 1221 casos entre 9199 sintomáticos y sus contactos. Todos los casos confirmados fueron puestos en cuarentena, sus contactos fueron rastreados y puestos en cuarentena domiciliaria durante 15 días.

Para complementar el testeo y maximizar el alcance del estudio, el 13 de marzo deCODE comenzó a testear voluntariamente a aquellos ciudadanos que se inscribieron en forma gratuita. Para el 1 de abril, 10797 personas ya habían sido testeadas: 87 nuevos casos fueron positivos (0,8%) fueron identificados.

Además, del 1 al 4 de abril 2283 individuos fueron aleatoriamente seleccionados para testeo, resultando 13 (0,6%) positivos. El análisis combinado de la información recopilada sugiere que los niños y las mujeres son, por lo general, menos susceptibles a contraer SARS-Cov-2 que los hombres y los adultos.

deCODE secuenció el virus de 643 individuos diagnosticados y diseñó un árbol genealógico de los diferentes haplotipos (cadenas de variantes secuenciales) encontrados. El análisis de los datos de secuencia revela que los haplotipos detectados en las primeras pruebas dirigidas eran casi en su totalidad del clado A2 originario de Austria e Italia y que ingresaba a Islandia con personas que regresaban de las vacaciones de ski. Por el contrario, los casos identificados recientemente y en los grupos de testeo voluntario de deCODE muestran que varios haplotipos del clado A1, que prevalecen en países como el Reino Unido, se han vuelto más comunes, y que ahora hay una amplia y creciente variedad de haplotipos presentes en la población.

Esto sugiere que el virus ingresó a Islandia desde muchos países, incluidos aquellos que luego se consideraron de bajo riesgo. Actualmente se han encontrado 291 mutaciones que no se han identificado en otro lugar más que Islandia. Una de las utilidades de la secuenciación del virus es que permite rastrear los contactos y las infecciones adicionales provenientes de casos confirmados. Estos datos, y el hecho de que la mayoría de las nuevas infecciones provienen de aquellos que ya están en cuarentena, subraya la eficacia general de los esfuerzos de salud pública para rastrear y aislar estos contactos y controlar aún más la propagación del virus.

“Para aplanar la curva de esta pandemia lo más rápido posible, necesitamos información científicamente precisa sobre cómo se propaga COVID-19 en las comunidades” comentó Robert A. Bradway, Presidente y Director ejecutivo de Amgen. “Creo que la respuesta rápida de deCODE a esta emergencia y los conocimientos que han generado darán al resto del mundo una base científica más sólida para las decisiones de salud pública ” agregó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *