La alergia a la proteína de leche de vaca afecta a 1 de cada 12 niños

La alergia a la proteína de la leche de vaca (APLV) se estima que afecta a uno de cada 12 niños por lo cual se recomienda a las familias consultar con un pediatra ante la aparición de algunos síntomas como reflujo, cólicos, erupciones cutáneas, diarrea o sangrado en materia fecal. Un especialista explica por qué ocurre.

El doctor Gabriel Vinderola (@gvindeok), investigador  de Conicet y profesor de Microbiología en la Universidad Nacional del Litoral, se refirió a cómo afecta a los niños esta alergia y a la respuesta que está dando la industria para sustituir un alimento tan esencial.

“Los síntomas son dispersos y por eso es difícil de detectar: puede haber reflujos, cólicos, diarrea y erupciones en la piel, por eso los papas tienen que estar atentos a señales como el llanto continuo del bebé durante más de tres horas sin motivo aparente”, afirmó el experto en una entrevista con el programa de radio “Más de lo esperado”.

La APLV es una reacción alérgica desproporcionada frente al consumo de la leche de vaca o cualquiera de sus derivados y sus síntomas pueden aparecer, aunque infrecuentemente, en algunos niños amamantados.

Si bien existen diversos tipos de APLV y se pueden presentar con distintos niveles de severidad, suele ser una condición que generalmente se resuelve por sí sola antes de los 3 años de vida del niño.

En este punto, el especialista realizó una diferenciación entre la alergia y la intolerancia a la lactosa. “La lactosa es una molécula que tiene la leche y cuando llega al intestino se absorben pero cuando una persona es alérgica ese azúcar llega al colón y se fermenta produciendo hinchazón, gas y diarrea”, detalló y agregó que en este último caso no se resuelve con el tiempo.

Además el investigador explicó que la industria produjo algunos productos de fórmula para sustituir un alimento tan esencial como la leche y que los niños puedan consumirla sin problemas: “son los famosos probióticos o prebióticos que se agregan a las leches de fórmula para evitar las alergias”.

Vinderola, también mencionó la importancia del intestino como actor fundamental en sistema inmunológico, en donde es prioritario mantener una microbiota saludable para prevenir enfermedades. Entre otras cosas, destacó la importancia del parto vaginal, la lactancia materna, del consumo de alimentos ricos en fibras y del uso controlado de antibióticos.

“El intestino es lo que nos contacta con el mundo, es lo que nos define, lo que nos permite incorporar nutrientes y energías y por eso tenemos que cuidarlo”, argumentó y recomendó que “en el caso de ingerir carne de vaca, siempre vaya acompañada de una ensalada”. En este sentido, aconsejó consumir frutas y verduras de estación para mantener sana la microbióta. 

“Un intestino inflamado es el origen de la mayor cantidad de enfermedades crónicas no transmisibles que nos afectan hoy en día. Cuando el intestino no funciona bien deja entrar a la sangre componentes inflamatorios que se distribuyen por todo el organismo y la inflación sistémica va creando enfermedades”, concluyó.

COMPARTIMOS LA ENTREVISTA COMPLETA

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *