Lactancia: amamantar sin mitos y sin celular

Iardena Stilman, directora de la Asociación Civil Argentina de Puericultura, habló en el programa de radio Modo Avión, que conduce Pablo Sigal junto a Mario Esman, sobre la importancia de no interrumpir la lactancia antes de tiempo. Las claves: “el sostén familiar” y que no haya “una mirada social que juzgue”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), y UNICEF, recomiendan la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses, y “el alimento, solo como complemento de la lactancia materna luego de esa etapa”, afirma la especialista.

Desde la evolución, la lactancia materna ha sido fundamental para el desarrollo de la especie humana. Estudios de investigación determinaron que el destete natural en el Homo Sapiens sucede entre los 2,5 y los 7 años de edad, siendo que la lactancia es un factor de suma importancia para la fertilidad de la mujer y la supervivencia de los niños.

“Cuando la familia tiene la información necesaria y tiene la contención de su entorno, la lactancia fluye sin mayores inconvenientes y se puede sostener”, explicó. Al tiempo que agregó que “sin una mirada que juzgue, si no intervienen mitos, y se construye una red familiar que ayude a que la atención de la madre este puesta en el hijo, las posibilidades de darle continuidad a la lactancia son mayores”.

Por otra parte, se refirió al tema como una cuestión de “salud pública”, dijo que se podrían prevenir “muchas enfermedades” y mejorar la calidad de vida de la población: “lo que garantiza la mujer que amamanta, es que el niño crezca sano”. En éste sentido, manifestó que “el estado también ahorraría mucho dinero si fomentara la lactancia materna”.

Respecto al uso del celular mientras se amamanta, consideró que las nuevas tecnologías no deberían distraer la mirada de la madre del rostro de su hijo, ya que “cuando una mama mira a su bebé mientras lo alimenta, le está dando entidad. Ese niño necesita de esa mirada para poder formar su yo con fortaleza”.

Beneficios de la lactancia

  • Favorece el vínculo afectivo  madre-hijo.
  • Posee excelente valor nutritivo.
  • Brinda protección inmunitaria contra enfermedades infecciosas.
  • Protege contra alergias.
  • Mejora el desarrollo cognitivo-psicomotor-emocional-social.
  • Contribuye al desarrollo armónico de músculos y huesos de la cavidad bucal.
  • Evita infecciones gastrointestinales y respiratorias.
  • Menor incidencia de diabetes y síndrome de muerte súbita.

Compartimos la entrevista completa.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *