Metacomunidades Bacterianas del Paraná: un modelo para entender cómo se estructura su biodiversidad

Científicas del Instituto Nacional de Limnología (INALI, CONICET-UNL), estudiaron la diversidad bacteriana del cauce principal y de la llanura aluvial del río Paraná, y revelaron que la distribución de las bacterias no es al azar, sino que se encuentra fuertemente determinada por la acción de la selección natural.

¿Cuáles son los procesos ecológicos que modelan la diversidad bacteriana del sistema fluvial del Paraná? ¿Cuánto de selección y azar hay en ello? Para responder estos interrogantes Paula Huber y Melina Devercelli, científicas del Instituto Nacional de Limnología (INALI, CONICET-UNL), estudiaron la diversidad bacteriana del cauce principal y de la llanura aluvial del río Paraná durante distintas fases hidrológicas, utilizando técnicas moleculares.

En un trabajo publicado en la revista de la International Society of Microbial Ecology (The ISME Journal) revelaron que la distribución de las bacterias no es al azar, sino que se encuentra fuertemente determinada por la acción de la selección natural, a pesar de su alta tasa de dispersión.

Las investigadoras explican los alcances de la investigación que llevaron a cabo en colaboración Gisela Mayora (INALI), Sebastian Metz y Fernando Unrein del Instituto Tecnológico de Chascomús y Hugo Sarmento de la Universidad Federal de São Carlos de Brasil.

¿Por qué las bacterias?

Las bacterias son los organismos más diversos del planeta y cumplen un rol clave en los flujos de energía. Por lo tanto, conocer su diversidad y sus patrones de variación resulta fundamental para interpretar cómo se organizan y funcionan los ecosistemas. En sistemas complejos como el río Paraná y su llanura aluvial evidenciaron la importancia de la heterogeneidad ambiental y la conectividad hidrológica en el ensamblado de la biodiversidad.

¿Por qué la necesidad de utilizar técnicas moleculares?

Dado que las características morfológicas de las bacterias son insuficientes para diferenciarlas, en esta investigación se utilizó una técnica molecular de secuenciación masiva para conocer la diversidad. Esta técnica permite detectar a los organismos dominantes, pero también a los más escasos, que a pesar de ser poco abundantes (“biósfera rara”), cumplen un rol importante en las comunidades ya que constituyen un “banco de reserva” y tienen el potencial de dominar frente a cambios ambientales. Además, los datos moleculares permiten abordar estudios filogenéticos que brindan información sobre las relaciones entre organismos contemplando las semejanzas ecológicas que son determinadas por su historia evolutiva.

¿Cuál es el impacto de los resultados que obtuvieron?

Las evidencias empíricas resultantes de la investigación permitieron desarrollar un modelo teórico que explica cómo la heterogeneidad ambiental influye en la acción de los procesos ecológicos que modelan las metacomunidades y en el sostenimiento de la biodiversidad. Este modelo representa un nuevo marco teórico que podrá ser utilizado en futuras investigaciones en otros tipos de ecosistemas, e incluso con otras comunidades como invertebrados, peces o vegetación.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *