Nuevo método para detectar los posibles aditivos en la miel

Un equipo de investigación de la Universidad de Cádiz, España, desarrolló un nuevo método para detectar los posibles aditivos en la miel.

El grupo de investigación pertenece al departamento de Química Analítica de la Universidad de Cádiz, España y ha evaluado la aplicación de una técnica no destructiva para determinar los componentes y cantidades que se añaden a la miel.

De esta manera, aseguran que será mucho más fácil y económico establecer los distintos tipos de aditivos que se agregan, para que no llegue al mercado la miel adulterada.

Los actuales métodos de análisis para detectar la presencia de azúcares externos son limitados y muy dificultosos, ya que el producto modificado puede mostrar propiedades físico-químicas muy similares a la miel no adulterada.

Tras los estudios, publicados en la revista Talanta, han logrado detallar un sistema con el que obtienen un 100% de fiabilidad en la detección de aditivos foráneos para las mieles estudiadas.

“Era necesario desarrollar un método analítico seguro para garantizar la autenticidad alimentaria. Una metodología similar había sido validada por nuestro grupo con muestras de aceite con similares resultados”, afirmó en la publicación la investigadora de la Universidad de Cádiz, Marta Ferreiro, una de las autoras del artículo.

Así, explicó que “pensamos en adaptarla a otros productos que encontramos con demasiada frecuencia adulterados en los supermercados, como es el caso de la miel”.

Los investigadores se han centrado en el análisis de miel con denominación de origen protegida de Granada, sabiendo que son mieles puras desde la recolección y ellos mismos la han adulterado a distintos niveles con edulcorantes artificiales comúnmente utilizados.

De esta manera, a través de la espectroscopía infrarroja, una técnica común en análisis de alimentos, y la quimiometría, que unifica matemáticas, estadística y química, han logrado conocer tanto las cantidades como las sustancias que se han añadido posteriormente al producto.

El método parte de la espectroscopía infrarroja cercana visible es una técnica que permite detectar grupos de moléculas según el tipo de la radiación que absorben provocando transiciones electrónicas que pueden ser cuantificadas.

Asimismo, la técnica tiene su versión portátil, por lo que los análisis pueden realizarse in situ, sin necesidad de llevarse la muestra al laboratorio.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *