Para Cohen, las vacunas contra el coronavirus pueden actualizarse para combatir la nueva variante

“Simplemente hay que alterar ese mensaje y, según tengo entendido, tardaría un mes y medio en alterarse y hacer ese trabajo de actualización de la vacuna”, destacó la patóloga pediátrica argentina residente en el Reino Unido.

Marta Cohen, la patóloga pediatra argentina residente en Reino Unido, afirmó este miércoles que las vacunas contra el coronavirus que ya se desarrollaron en todo el mundo pueden actualizarse para atacar a la nueva variante del virus SARS-Cov2.

Las vacunas de ingeniería genética

“Algo a lo que yo siempre me refiero es que es un coche modelo 2020 y ahora tenemos un modelo 2021, y habría que actualizarlo. De no ser eficaz y de tener que actualizar la vacuna, sería mucho más fácil y mucho más económico con el software que utiliza la ingeniería genética de Pfizer o de Moderna, porque son vacunas de ingeniería genética”, explicó a Télam.

Y agregó que ello se debe a que “son vacunas que no son de laboratorio, sino completamente sintéticas, que generan un mensaje a la célula que produzca una proteína similar a la del antígeno viral”.

“Simplemente hay que alterar ese mensaje y, según tengo entendido, tardaría un mes y medio en alterarse y hacer ese trabajo de actualización de la vacuna”, destacó.

Las vectorizadas

Respecto a las producidas por Oxford, la Sputnik V, la de Johnson o la china, que son vectorizadas, Cohen dijo a Télam que “habría que ir un poco para atrás en el laboratorio y modificar el antígeno viral que se introduce al componente de la vacuna”.

La nueva cepa

Cohen recordó que “el virus había mutado en un paciente del sudeste de Inglaterra en el Condado de Kent, el 20 de septiembre. En el mes de noviembre se notó un aumento en el número de casos en la zona de Kent, Essex y el sur de Londres”.

Al hacer un “análisis retrospectivo en una muestra, encontraron 1.068 infectados de esta nueva variante que aumentaba el Número R de 1.1 a principios de diciembre a 1.5. Además, encontraron que “el 62% de los casos de esa zona de Inglaterra ya correspondía a esta nueva variante, que tiene 23 mutaciones de las cuales hay una muy significativa de la posición 69-70 de la espiga del coronavirus en la glicoproteína S”.

Para Cohen, “el virus es de alta contagiosidad, tiene un 70% más de contagiosidad y no se sabe con certeza aún, pero no muestra una mayor mortalidad. ¿Por qué digo que no se sabe con certeza aún? Porque la muestra analizada de los 1.068 infectados resultó ser que eran de 11 a 60 años con una edad media de 41″.

“Así que queda la duda, y hay estudios que se están realizando de ahora en más para saber si el virus afecta a personas mayores de 60 años, si la mortalidad seguiría siendo la misma o si pudiera ser mayor”, concluyó.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *