¿Por qué bajó el consumo de lácteos? Entrevista a Diego Liberti de Danone

Alimentación versus nutrición, cuando lo urgente tapa lo esencial. Los lácteos son centrales para el buen desarrollo de los seres humanos. En tiempos de crisis ha disminuido su consumo, y también hay dietas de moda que los demonizan. La opinión de un especialista. 

En el programa de radio Paso Clave,  entrevistaron a Diego Liberti, del Departamento de Investigación y Desarrollo de Danone Argentina, sobre la importancia de los lácteos para el buen desarrollo de las personas, empezando por los más chiquitos.

“La compra de lácteos se ha reducido más que el resto de los productos en general, la gente busca alimentos que sean más rendidores y le den más saciedad, entonces lo nutricional pasa a un segundo plano”, explicó el especialista.

Liberti, sostuvo además que “el problema de la alimentación es el problema del planeta”, y opinó que “el sistema alimentario actual llegó al borde de lo que podía dar”.

El experto describió el proceso que transitamos en materia alimentaria, como de una “crisis triple”: Por un lado, de producción “cómo producimos los alimentos y cómo eso va agotando la posibilidad de producirlos en el futuro en términos de recursos”, por otro, de distribución de los alimentos “porque no come el que necesita sino el que puede pagar por eso”; y por último de consumo, es decir “qué elecciones tomamos cada día los que podemos acceder a los alimentos, porque no siempre van en beneficio para nuestra salud”.

Respecto a la baja en el consumo de lácteos, sostuvo que “es un problema que hay que abordar integralmente para generar una solución efectiva”. A esto agregó que hay que tener en cuenta que “cuando el chico se incorpora a la mesa familiar, consume lo que comen los demás y la realidad es que en general se come mal”, por lo tanto se trata de “un cambio de hábitos profundo”, reflexionó.

A su vez, Liberti opinó sobre la “gran confusión” que generan ciertos discursos de famosos que ponen de moda dietas que “demonizan” cierto alimentos “son cuestiones que tienen impacto en la salud pública, no me preocupan las elecciones personales pero sí que se amplíen y confundan”.

En los últimos años, el consumo de lácteos en general (manteca, yogoures, crema, postres, quesos) se redujo notablemente. En el programa de radio Paso Clave, Silvina Tassat también alertó sobre ésta reducción y manifestó que la leche es irreemplazable. “La leche es el primer alimento que consume el ser humano luego del nacimiento. Priorizando siempre la lactancia materna, la incorporación de la leche de vaca en la alimentación infantil es fundamental durante el período de crecimiento y desarrollo del niño, así como también durante todas las etapas de la vida”. A esto hay que sumarle que en los últimos años, han surgido modas alimentarias que reducen o eliminan el consumo de carnes, lácteos o harinas de sus dietas.

¿Cuántas porciones de lácteos consumís diariamente, si es que lo hacés?

  • 86% de la población argentina consume menos porciones de lácteos que lo recomendado por el Ministerio de Salud.
  • Los niveles socioeconómicos más altos son los que más consumen lácteos.
  • El volumen consumido no cambia de acuerdo a la región.

¿Sabías que se recomienda consumir 3 porciones de lácteos al día?

Apenas 33% de los argentinos saben que se recomienda consumir 3 porciones de lácteos.

  • El conocimiento de la ración diaria recomendada es mayor entre mujeres y entrelos de +65 vs. los de 18 a 24 años.

Equivalencia de 1 porción: 200 ml de leche, 200 cc de yogur y 30 g de queso.

¿Cuánto saben los argentinos sobre lácteos?

  • 9 de cada 10 argentinos reconocen como falso que la leche sea un producto solo para niños.
  • Asimismo, 7 de cada 10 saben que es falso que los lácteos aumenten el riesgo de padecer osteoporosis y puedan generar caries.
  • 6 de cada 10 consideran que no existe asociación entre consumo excesivo de lácteos y mucosidad y asma.
  • Sin embargo, es muy alta la proporción de argentinos que cree que los intolerantes a la lactosa no pueden consumir lácteos.
  • En cuanto a la comparación de leche y extractos de semilla, almendra y soja, prima el desconocimiento.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *