Recomendaciones para viajar a destinos turísticos poco conocidos

Ante la creciente tendencia a elegir destinos poco tradicionales para vacacionar, muchas veces lugares inhóspitos o remotos en busca de aventuras, paisajes diferentes y sobre todo evitar la aglomeraciones por el Covid-19, los especialistas aconsejan averiguar previamente las condiciones sanitarias del lugar elegido.

Si bien los destinos en el exterior dejaron de ser prioridad para los turistas argentinos, existen zonas del país donde se registran casos autóctonos de dengue y fiebre amarilla, como en las provincias del centro y norte del país.

Para algunas enfermedades hay vacunas que se pueden colocar antes de viajar, como la fiebre amarilla, pero en ese caso es necesario saber quiénes pueden recibirlas y cuánto tiempo antes de viajar es que los anticuerpos realmente funcionan.

Para las enfermedades que tienen vacunas experimentales (como la malaria) o no tienen desarrolladas aún vacunas preventivas, como el Dengue, Zika y Chikungunya, es clave conocer las formas de prevención en caso de elegir una zona endémica para vacacionar.

La cantidad de casos notificados de dengue se multiplicó por ocho en el mundo en los últimos 20 años: 505.430 en 2000, más de 2,4 millones en 2010 y 4,2 millones en 2019, año en que se “registró el mayor número de casos de dengue jamás notificado en todo el planeta”.

Los especialistas advierten que los mosquitos son los insectos que más vidas humanas se cobran al año en todo el mundo, ya que 700 millones de personas contraen anualmente enfermedades transmitidas por alguna de las 2.500 especies, y de ese total al menos un millón muere.

Algunas especies de mosquitos transmiten enfermedades muchas veces mortales; el Aedes Aegypti es vector de Dengue, Zika, Chikungunya y Fiebre Amarilla; el Culex del Virus del Nilo, y el Anófeles de la Malaria. Y en todos los casos, el uso de repelentes es fundamental para prevenir las picaduras.

“Como se trata de enfermedades peligrosas, se deben utilizar los que tienen DEET como sustancia predominante y en niveles adecuados, ya que son los más efectivos y aportan un efecto de mayor duración. La aplicación debe ser repetida según la recuencia especificada en cada producto para mantener siempre vigente su uso terapéutico”, explicó María Fernanda Guyer (MN 126.166), consultora pediátrica de Pelente.

La especialistas recomendó, para no quedarse sin protección en un lugar inhóspito, que “el repelente sea llevado desde el lugar de origen para evitar sobresaltos, sobreprecios y contar con el producto indicado por el médico personal”.

También aconsejó usar telas mosquiteras, especialmente en bebés menores de 3 meses ya que no se recomienda en ellos el uso de repelentes; mantener las ventanas de las habitaciones cerradas para evitar el ingreso de insectos; y utilizar prendas que cubran brazos y piernas, aplicando repelente también sobre ella, ya que los mosquitos pueden picar a través de la ropa.

Finalmente, recomendó consultar con el médico de cabecera el repelente adecuado ya que existen distintos productos que se adaptan a las características y edades de cada persona, por ejemplo los sin TACC, que son aptos para celíacos.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *