Un análisis de sangre para predecir la esquizofrenia

La nueva prueba, que se espera que esté disponible a finales de este año en MindX Sciences, identifica marcadores en la sangre que miden objetivamente el riesgo de esquizofrenia de una persona, lo que permite a los médicos adaptar los tratamientos a su biología individual.

“La esquizofrenia es difícil de diagnosticar, sobre todo al principio, y hacer coincidir a las personas con el tratamiento adecuado desde el principio es muy importante”, señaló el autor principal del estudio, el Dr. Alexander Niculescu, profesor de psiquiatría y neurociencia médica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, en Indianápolis.

“La psicosis por lo general se manifiesta en la adultez temprana, un periodo óptimo de la vida”, explicó en un comunicado de prensa de la universidad. “El estrés y las drogas, incluida la marihuana, son factores precipitantes en un contexto de vulnerabilidad genética. Si no se controla, la psicosis conduce a la acumulación de daños biológicos, daños sociales y daños psicológicos”.

Su equipo publicó su investigación en la edición del 8 de febrero de la revista Molecular Psychiatry.

Para su estudio, siguieron a pacientes psiquiátricos durante más de una década, identificando biomarcadores que predecían altas tasas de alucinaciones y delirios, así como futuras hospitalizaciones relacionadas. También examinaron qué biomarcadores eran dianas de los fármacos existentes.

El trabajo se basa en estudios anteriores de Niculescu, que también es psiquiatra del Centro Médico de la Administración de Veteranos en Indianápolis, y sus colegas durante las últimas dos décadas.

Han examinado biomarcadores sanguíneos para otros problemas psiquiátricos, como ansiedad, trastorno de estrés postraumático (TEPT), trastornos de la memoria y riesgo de suicidio.

En general, dijo Niculescu, los mejores biomarcadores eran mejores predictores que las escalas estándar que se usan para evaluar a alguien que tiene alucinaciones o delirios.

“Afortunadamente, biológicamente algunos de los medicamentos existentes funcionan bastante bien si se inician temprano en los pacientes adecuados”, dijo. “El apoyo social también es primordial, y una vez que eso y los medicamentos están en su lugar, el apoyo psicológico y la terapia también pueden ayudar”.

Aunque Niculescu dijo que todavía hay mucho que aprender, hay motivos para el optimismo en esta era de psiquiatría de precisión emergente.

Los fondos para el estudio fueron proporcionados por los Institutos Nacionales de Salud y el VA.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *