Un análisis de sangre puede predecir el pronóstico en el cáncer cerebral mortal

Un análisis de sangre que mide la cantidad de ADN libre de células (cfDNA) en el torrente sanguíneo, la llamada biopsia líquida, parece adivinar qué pacientes progresarán tendrán un peor pronóstico después de un diagnóstico de un glioblastoma, el tumor cerebral primario más mortal y más común en adultos.

El estudio, realizado por investigadores del Centro de Cáncer Abramson de la Universidad de Pensilvania (EE.UU.), es el primero en mostrar que los pacientes con una mayor concentración de cfDNA (ADN circulante que el cáncer y otras células vierten en la sangre) tienen una supervivencia libre de progresión más corta que pacientes con menos cfDNA, y que los picos de cfDNA en pacientes en el momento o justo antes de que su enfermedad progrese. El trabajo se publica en «Clinical Cancer Research».

La biopsias líquida se usa cada vez con mayor frecuencia para controlar ciertos tipos de cáncer, particularmente el cáncer de pulmón, «ya que la investigación ha demostrado su eficacia en otros sitios de enfermedades. Pero hasta ahora, se había centrado poco en la utilidad clínica de la biopsia líquida en el cerebro tumores», afirma la autora principal del estudio, Erica L. Carpenter.

Uno de los desafíos en el tratamiento del glioblastoma es cómo determinar la progresión de la enfermedad. Por otro lado, estos tumores en sí mismos suelen ser heterogéneos, lo que significa que diferentes partes del tumor contienen distintas mutaciones genéticas, lo que significa que los tratamientos centrados en un solo objetivo son ineficaces o solo parcialmente efectivos.

Otro problema añadido es que tratar de rastrear estas mutaciones con el tiempo puede ser difícil, ya que obtener una nueva muestra de tejido requiere una cirugía cerebral repetida. Si bien a la mayoría de los pacientes se les extirpan quirúrgicamente los tumores después del diagnóstico inicial, los procedimientos existentes para controlar su enfermedad en el transcurso del tratamiento pueden ser difíciles y son invasivos para los pacientes.

«Si nuestros resultados son validados por otros estudios, significaría que estos pacientes podrían hacerse un análisis de sangre simple que nos daría una evaluación más precisa que la imagen de si su enfermedad ha progresado o no, así como más datos sobre las mutaciones en sus tumores», señala el autor principal del estudio Stephen J. Bagley.

El trabajo solo incluyó a 42 pacientes con diagnóstico reciente de este tumor. De ellos, 28 pacientes que tenían una concentración más baja de cfDNA antes de la cirugía tuvieron una supervivencia libre de progresión casi del doble en comparación con los 14 pacientes con concentraciones más altas.

«Si la biopsia líquida puede darnos una visión más completa del perfil molecular del tumor, potencialmente podríamos elegir combinaciones más efectivas para cada paciente», afirma Bagley.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *