Un anticuerpo monoclonal, posible nueva vía contra la rabia

Investigadores del Instituto Pasteur (Francia) visualizaron uno de los anticuerpos monoclonales humanos más potentes y neutralizantes contra la rabia. Este hallazgo, publicado en la revista ‘Nature Communications’, podría permitir proponer nuevas vías, tanto profilácticas como terapéuticas, en la lucha contra esta enfermedad.

La rabia es una encefalitis potencialmente mortal debida a un lisavirus que se transmite principalmente a los humanos por la mordedura o los arañazos de carnívoros terrestres (principalmente perros domésticos).

El inicio de los síntomas clínicos y la muerte pueden prevenirse mediante una adecuada profilaxis posexposición (PEP), que incluye vacunas e inmunización pasiva con inmunoglobulinas de la rabia. Hoy en día, entre 15 y 29 millones de pacientes expuestos a la rabia reciben cada año la PEP.

No obstante, sigue siendo responsable de aproximadamente 60.000 muertes al año, principalmente en Asia y África y los sectores más vulnerables.

Las inmunoglobulinas, son costosas y no son fáciles de lograr en países en desarrollo.

El virus de la rabia solo tiene una glicoproteína (llamada G) expuesta en su superficie. Esta proteína es responsable de la entrada del virus en las células humanas y, por lo tanto, es el único objetivo de los anticuerpos neutralizantes. A pesar de su relevancia médica, no se dispone de datos estructurales sobre la glicoproteína de la superficie del virus de la rabia.

En este trabajo, los investigadores franceses describieron la estructura cristalina del anticuerpo RCV20, que revela que implica características altamente conservadas de la glicoproteína viral, racionalizando su amplia reactividad entre las cepas del virus. “Mostramos además que el anticuerpo monoclonal del RVC20 bloquea la fusión de la membrana entre el virus y la célula”, apuntan.

Por lo tanto, el anticuerpo bloquea la entrada del virus en la célula y su posterior propagación dentro del cuerpo del huésped infectado.Los nuevos conocimientos aportados por este estudio podrían emplearse no sólo para la profilaxis basada en mAb, sino también para futuras aplicaciones terapéuticas en los casos en que el virus ya haya entrado en el sistema nervioso y para los que todavía no exista una cura.

“La idea que subyace a estos estudios es poder proporcionar un sustituto a la profilaxis posterior a la exposición para protegerse contra la rabia”, sostiene el Dr. Felix Rey, uno de los integrantes del equipo de investigación.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *