Un laboratorio avanzó en un tratamiento con suero hiperinmune para tratar coronavirus

El Centro de Investigación Biofarmacéutica Dominguez Lab pasó a la fase de medición para comprobar si los resultados del primer potencial tratamiento argentino contra el virus son los esperados.

Un laboratorio de la ciudad entrerriana de Paraná avanzó en el desarrollo del tratamiento con suero hiperinmune equino para pacientes con coronavirus.

El Centro de Investigación Biofarmacéutica Dominguez Lab pasó a la fase de medición para comprobar si los resultados del primer potencial tratamiento argentino contra el virus son los esperados.

El estudio se realizó a 242 pacientes de 20 hospitales, todos con enfermedades leves y severas, y actualmente se encuentra “en la fase 2.3 de investigación”, dijo Mario Domínguez, director general del laboratorio.

Este tratamiento “busca superar” al realizado con plasma de recuperados porque “se estaría reemplazando la necesidad de un donante, y ante un vial (recipiente para contener medicamentos) que puede viajar a cualquier parte del mundo”, apuntó.

De esa manera “la terapia llega al paciente, y no se necesita que el paciente esté al lado del tratamiento”, agregó Domínguez.

El medicamento es “biotecnológico, un anticuerpo y terapia de inmunización pasiva”, indicó el titular del laboratorio y aseguró que trabajan para determinar “la eficacia y seguridad que requiere” para ser un producto farmacéutico.

El suero equino es una inmunoterapia basada en anticuerpos policlonales equinos, que podría fabricarse a gran escala gracias a la capacidad del caballo, y con dosis exactas de anticuerpos.

El procedimiento comienza inyectando una proteína recombinante del virus en caballos, que generan una cantidad de anticuerpos neutralizantes 100 veces mayor que los humanos; se extrae el plasma y se purifican los anticuerpos.

De esta manera se genera un suero hiperinmune con una potencia 50 veces mayor que el promedio del plasma de humanos, que podrá aliviar la sintomatología, disminuir el uso de oxígeno y la ocupación de camas de terapia intensiva, y reducir la mortalidad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *