Una proteína podría reducir la obesidad

Investigadoras del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) de Madrid, España identificaron una proteína que podría servir como potencial objetivo terapéutico para reducir la obesidad.

La investigación, dirigida por las científicas del CNIC Guadalupe Sabio y Nuria Matesanz, demostró que la proteína denominada MKK6 controla la transformación de la grasa blanca -acumuladora de lípidos- en grasa marrón -la que quema los lípidos para mantener nuestra temperatura corporal- y podría reducir la obesidad, informó la agencia EFE.

El descubrimiento ocurre en un contexto en el que la obesidad ya es considerada una epidemia: unos 2.200 millones de personas sufren sobrepeso u obesidad en el mundo.

El estudio, hecho en colaboración con científicos del Centro de Investigación en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas (CiMUS) de Santiago de Compostela y de la Universidad de Extremadura, se publica hoy en Nature Communications.

Con la colaboración de investigadores del Hospital Universitario de Salamanca, el grupo de investigación de Guadalupe Sabio analizó muestras de grasa de pacientes obesos y descubrió una proteína, la MKK6, que está presente en mayor cantidad de lo habitual.

Al analizar su funcionamiento, las investigadoras del CNIC encontraron que dicha proteína reduce la transformación de la grasa blanca (acumuladora de lípidos) en grasa marrón, que consume esos lípidos para generar calor.

Y es que, la grasa corporal es esencial para mantener el equilibrio energético y ayudar a regular la temperatura del cuerpo pero no toda la grasa es igual, sino que nuestro metabolismo cuenta con dos tipos de tejido graso: un tejido adiposo blanco que almacena calorías extra, y el marrón o pardo, una grasa ‘buena’ que quema energía para mantener la temperatura adecuada.

La grasa parda puede activarse por el frío y “genera calor en lugar de almacenar grasa”, explica Sabio.

Pero lo más interesante es que la grasa blanca normal “puede llegar a transformarse en parda y aumentar así la temperatura corporal”, un hallazgo que ha convertido a la grasa parda en una posible diana terapéutica para tratar de eliminar el sobrepeso.

Según explica Nuria Matesanz, sus resultados indican que “las personas obesas pierden esta capacidad de activar la grasa parda o de transformar la grasa blanca en parda y, por tanto, de perder peso mediante este proceso”.

En el estudio, las investigadoras han visto que esta incapacidad de transformar la grasa blanca en parda está causada por la proteína llamada MKK6, que está aumentada en la grasa de las personas obesas.

Con modelos animales han podido demostrar que dicha proteína provoca que la grasa blanca no se pueda transformar en parda.

Así, los ratones que carecen de esta proteína tienen una mayor cantidad de grasa parda y, en consecuencia, se encuentran protegidos ante la obesidad al eliminar la energía sobrante en forma de calor.

Las investigadoras han demostrado incluso que la eliminación de esta proteína, una vez los ratones son obesos, serviría para frenar la obesidad y reducir peso.

Todos estos datos confirman que la MKK6 podría convertirse en una diana terapéutica en la lucha contra la obesidad.

El descubrimiento surge la misma semana que se conoció el estudio elaborado por la FAO, denominado Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe, donde se afirma que Argentina tiene la mayor proporción de hombres adultos obesos (26,7 por ciento), seguido por Chile (24,8 por ciento), Bahamas (24,6 por ciento) y México (23,7 por ciento). En tanto que las mujeres son afectadas por ésta problemática en un 30,1 por ciento. En Chile la padecen el 32,8 por ciento; en Surinam al 32,2, en Uruguay al 31,3; y en Guyana al 30 por ciento.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *