Una vacuna terapeútica experimental mostró resultados alentadores contra dos tipos de cáncer

Los pacientes con la forma más común de cáncer de páncreas podrían beneficiarse de una vacuna terapéutica experimental, muestra un nuevo ensayo clínico de pequeño tamaño.

La vacuna, llamada ELI-002 por ahora, está dirigida a lo que se conoce como tumores sólidos con mutación KRAS. Más del 90% de los tumores de páncreas tienen una mutación en el gen KRAS que podría dar lugar a una neoplasia maligna.

“Es temprano, pero vimos algunos resultados prometedores de que esta vacuna podría ayudar a muchos de estos pacientes a evitar la recaída, lo que podría aumentar la supervivencia”, según el investigador principal del estudio, el Dr. Shubham Pant.

Pant es profesor asociado de oncología médica gastrointestinal en el Centro Oncológico M.D. Anderson de la Universidad de Texas, en Houston. El nuevo ensayo fue financiado por el fabricante del medicamento, Elicio Therapeutics, y se publicó en la edición del 9 de enero de la revista Nature Medicine.

El cáncer de páncreas ha sido apodado durante mucho tiempo como un “asesino silencioso”, porque a menudo solo se detecta cuando ha alcanzado una etapa avanzada. En Estados Unidos, unas 64,000 personas serán diagnosticadas con la enfermedad anualmente, y más de 55,500 morirán a causa de la enfermedad, según la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

La cirugía suele ser la primera línea de ataque contra el cáncer de páncreas, pero los tumores pueden reaparecer. En el nuevo ensayo participaron 25 pacientes con una edad promedio de 61 años de edad con cáncer de páncreas o de colon. Todos se habían sometido a cirugías para extirpar el tumor y siete también habían recibido radioterapia.

“Los pacientes que se han sometido a una cirugía para el cáncer de páncreas siguen estando en riesgo de recaída de la enfermedad, incluso después de terminar la quimioterapia”, señaló Pant en un comunicado de prensa del M.D. Anderson.

Los pacientes recibieron hasta 10 dosis de la vacuna ELI-002. ELI-002 se dirige a los ganglios linfáticos de los pacientes, buscando destruir el ADN mutante que puede dar lugar a nuevos tumores. La vacuna entrena a las células T del sistema inmunitario para que reconozcan y eliminen estas mutaciones de KRAS, explicó el equipo de Texas.

La vacuna pareció tener el efecto deseado en el sistema inmunitario: el 84 por ciento de todos los pacientes mostraron la respuesta esperada de las células T, dijo el grupo de Pant, y eso aumentó al 100 por ciento entre los que recibieron las 10 dosis.

Las respuestas de las células T se reflejaron en biomarcadores reducidos que apuntaban a la presencia de tumores y ADN ligado al tumor. Esos cambios se correlacionaron con lo que el grupo de Pant estimó que era una reducción del 86 por ciento en la recurrencia y muerte tumoral. Todo eso es una gran noticia, dijo Pant, porque “cuando estos pacientes recaen, la enfermedad no es curable, así que sin duda es un área de necesidad insatisfecha”.

Se produjeron efectos secundarios como fatiga (24% de los pacientes), reacciones en el lugar de la inyección (16%) y dolores musculares (12%), pero ningún efecto secundario fue lo suficientemente grave como para justificar la reducción de las dosis. ELI-002 “mostró un perfil de seguridad favorable, lo cual es emocionante”, dijo Pant.

Una ventaja de ELI-002 es que no tiene que formularse según las características específicas de cada paciente con cáncer, dijeron los investigadores. Se espera que un ensayo de fase 2 comience a finales de este año, y la vacuna en ese ensayo se dirigirá a aún más mutaciones de KRAS, dijo el equipo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *