Claves para una buena nutrición infantil

A medida que el niño empieza a crecer e incorporar alimentos, es fundamental que vea que en su hogar todos los integrantes comen y aceptan aquello que se les ofrece en las cuatro comidas, especialmente los adultos mayores que actúan como referentes para todo: padre, madre, hermanos mayores o cualquier otro adulto que participe de la convivencia. ¿Cómo prevenir los malos hábitos? En el programa de radio Paso Clave, entrevistaron a la licenciada Viviana Desanzo, del área de nutrición del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna, quien explicó a qué poner atención en torno a la alimentación en la infancia.


“La nutrición tiene mucho de la lógica del entorno, y de cómo piensan los chicos. Desde situaciones que comienzan en la compra y terminan en la mesa. No sólo hay que declamar que se coma sano, sino que hay que ver cómo nos sentamos a comer alrededor de la mesa en esa familia y qué ofrecemos”, afirmó la especialista.

En ese sentido, la nutricionista agregó que “si no hay frutas y verduras, ni variedad a la vista a temperatura ambiente en la oferta de la casa, no habrá conocimiento por parte del niño, y no las elegirá. Por lo tanto no habrá equilibrio en la dieta”.

Lo mismo ocurre con aquello que toman los chicos cuando tienen sed. “Es fundamental que en las mesas familiares haya agua. Las gaseosas, con sus aditivos, colorantes o edulcorantes pueden ser muy perjudiciales para ellos, sobre todo en ingestas cotidianas. Hay que acompañar los hábitos, no solo declamarlos”.

Respecto al consumo de harinas, Desanzo, aconsejó que “hay que tener en claro que son hidratos de carbono, y son fundamentales en el crecimiento del niño. Lo importante es tener presente la calidad y la cantidad en la alimentación. Tampoco hace falta comer mucha cantidad, ya que hay chicos que comiendo poco están perfectamente bien”.

Si bien el pediatra o nutricionista estará atento a las mediciones de peso y estatura en el seguimiento del crecimiento del niño o niña, “hay zonas del país donde es más frecuente encontrar mal nutrición. Por ejemplo, niños o niñas con sobrepeso, pero anémicos. Y esto se debe a una calidad de alimentación deficiente más que a la cantidad de comida que se ingiera”, detalló.

Por su parte, la médica también consideró que las comidas industrializadas suelen atentar contra la correcta nutrición, y “los kioscos saludables son una buena iniciativa para contrarrestar malos hábitos”. Sobre éste punto destacó los comedores escolares controlados por nutricionistas, “ya que pueden abrir el juego a alimentos que en sus casas los niños no conocen o no comen. Desde buñuelos hasta brócolis, alimentos sin colorantes, ni conservantes, ni agregados químicos”.

COMPARTIMOS EL AUDIO DE LA ENTREVISTA COMPLETA.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *