Cuando la cerveza puede ayudarnos en la dieta

En el CIDCA desarrollan barras de cereal aptas para diabéticos y alto contenido de fibra, a partir de la incorporación del bagazo de cerveza en el producto.
Nadie podría  creer que la cerveza puede favorecer una dieta, sin embargo el residuo que se genera durante su producción, llamado bagazo, puede hacer  un aporte muy importante al valor nutricional de algunos alimentos. Tal es el caso del desarrollo de barras de cereales  DIABACER, que realizan investigadoras del Centro de Investigación y Desarrollo en Criotecnología de Alimentos (CIDCA).

Las barras de cereales se han convertido en un alimento importante en las dietas saludables, pero muchas de las que circulan en el mercado tienen un alto contenido de azúcar. En el casos de las  las personas con diabetes,  enfermedad que afecta al 10% de la población en nuestro país, la necesidad de acceder a alimentos con bajo contenido  de azucares se torna indispensable.

Con la idea de dar respuesta a esta preocupación,  el equipo dirigido por la Dra Noemi Zaritzky e integrado por Paula Bucci, Victoria Santos, y Juliana Orjuela, trabaja  en la obtención de un producto alimenticio acorde a estas necesidades.

Las investigadoras recurrieron a la incorporación de bagazo de cerveza (en inglés llamado “Brewers Spent Grain”, BSG), que mejora la calidad nutricional aumentado el contenido de fibra y disminuyendo la incorporación de azúcar.

El bagazo  es, ni más ni menos, que  el principal residuo de la industria cervecera, es un material lignocelulósico, donde los principales componentes son la fibra (proveniente de la hemicelulosa y celulosa), la  proteína y  la lignina, explica el equipo del CIDCA.  Actualmente se usa para alimentar el ganado, a veces como abono y muchas veces su acumulación resulta un problema ambiental más aún en zonas urbanas.

El desarrollo de estas barritas, da respuesta dos problemas- explican las investigadoras- este alimento formulado a base de bagazo es una novedosa alternativa para consumidores que optan por una alimentación saludable y para el segmento de consumidores diabéticos, pero también es una posible solución para el gran problema de acumulación de este residuo de rápida descomposición que generan las cervecerías industriales y microcervecerías emplazadas en zonas urbanas.

Este desarrollo fue reconocido en la edición 2018 de los premios INNOVAR, por su aporte a mejora la calidad de vida de la comunidad.

La idea de utilizar el bagazo de cerveza para barritas de cereal se presentó en un evento anual que organiza la Compañía Cervecería y Maltería Quilmes en Junio del 2017 donde realizó la tercera edición de “Technofair”. En esa oportunidad se convocó a una red de investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) para que presenten ideas innovadoras desde una perspectiva tecnológica. “Nuestro proyecto fue elegido en el tema uso inteligente de los subproductos utilizados en el proceso de elaboración de cerveza. Desde el 2017 se continúa  trabajando en conjunto con el sector de Innovación de la cervecería y se generó un prototipo de barrita de cereal. Desde entonces seguimos desarrollando  y evaluando formulaciones innovadoras, generando opciones en este caso para consumidores diabéticos. Asimismo, nuestros futuros trabajos de investigación incluyen el estudio sensorial de todas las formulaciones desarrolladas hasta el momento para generar alimentos, colaciones y snacks para niños y adultos,” explican las investigadoras.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *