Cuándo y cómo retomar con la actividad física después de recibir la vacuna para el Covid-19

Es importante indicar a las personas que realizan deporte que luego de la vacunación pueden presentar ciertos efectos colaterales.

Una de las consultas frecuentes que recibimos por parte de las personas recuperadas de COVID-19 en Cam Doctor, el servicio de telemedicina de Medifé, es cuándo pueden volver a hacer deporte. Pero también es importante informar sobre cuándo y cómo retomar la actividad física post vacunación contra el virus.

Como está demostrado, la vacunación previene enfermedades generalizadas, hospitalizaciones y muertes debido al COVID-19 y ayudará a mantener las clases presenciales en escuelas y a los atletas y a los equipos deportivos en el campo de juego.

Así, es importante indicar a las personas que realizan deporte que luego de la vacunación pueden presentar ciertos efectos colaterales tales como molestias en el lugar de la punción, o molestias generales como fiebre, cefalea, escalofríos, cansancio o náuseas, que pueden ser aliviadas movilizando suavemente el brazo, aplicando compresas frías sobre el área, descansando un par de días y tomando líquidos con algún antipirético común.

Otro aspecto para resaltar es que se requieren unas semanas para alcanzar la inmunidad pero ello no tiene ningún impacto en el rendimiento físico. Una vez aliviados los efectos colaterales -que pueden durar hasta 2 o 3 días- se puede retomar la actividad física progresivamente. No obstante, es recomendable hacer una evaluación médica si se observan síntomas no habituales.

Quienes tengan dudas sobre cuándo retomar las relaciones sexuales tras recibir la vacuna deben saber que algunas personas desarrollan efectos secundarios que son mucho más notorios que los mencionados anteriormente, incluso hasta el punto de que pueden dificultarles hacer sus tareas habituales o tener relaciones sexuales. Sin embargo, hasta el momento se conoce que esos efectos secundarios son temporales y no incluyen específicamente problemas de rendimiento sexual u otros trastornos en los genitales.

Sí es importante recordar que el COVID-19 se puede transmitir de persona a persona, que puede o no tener síntomas, durante el contacto cercano e íntimo. Ser sexualmente activo con otra persona implica cierto riesgo de transmisión de COVID-19, especialmente porque es posible que no sepa si alguien tiene COVID-19 si no tiene síntomas. Ante ello, la recomendación es que si una de las personas no se siente bien, evite la actividad sexual y el contacto cercano.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.