Hoy se conmemora el Día de la Cardiología Argentina

La Sociedad Argentina de Cardiología  cumple 83 años de existencia, y en homenaje a la trayectoria de esta sociedad pionera en educación de postgrado en cardiología, el día 3 de diciembre de 2014 fue sancionada por el Congreso Nacional la Ley 27.052 que instituyó el día 9 de abril de cada año como “Día de la Cardiología Argentina”.

La creación en 1934 de la Revista Argentina de Cardiología permitió, entre otros logros, la recolección de información científica y estadística y demostró el fuerte impacto de la morbimortalidad de la enfermedad cardiovascular en nuestro medio. Este núcleo de investigadores visionarios y prestigiosos  continuaron reuniéndose para discutir sus ideas y proyectos, hasta formar en 1937 la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC).

La SAC tiene como misión “ser una organización científica líder en la salud cardiovascular dedicada a implementar la educación continua de profesionales y su evaluación permanente, ocupar el lugar de interlocutor central en la elaboración de estrategias de promoción de la salud y prevención de la enfermedad cardiovascular y su difusión a la comunidad, establecer estándares de atención y evaluación de las prácticas cardiovasculares, elaborar políticas de investigación y mantener relación con la comunidad científica internacional”, según detalla la entidad en un comunicado

Entre los aportes más importantes vinculados con los aspectos educativos y científicos desde la institución destacan:

La creación de la Revista Argentina de Cardiología (una de las pioneras en América) permitió que numerosos trabajos y comunicaciones tengan el marco profesional para su difusión nacional e internacional.

La existencia de una sede social donde desarrollar toda su actividad académica y educativa.

Los más de 6.500 miembros (entre titulares, activos, adherentes, adscriptos, correspondientes nacionales, correspondientes extranjeros, honorarios, vitalicios, benefactores y asistentes) de distintas subespecialidades de la Cardiología representadas en sus 21 consejos científicos tienen un espacio de interacción transversal para coordinar y potenciar la difusión del conocimiento.

El Congreso Argentino de Cardiología que se organiza anualmente y está considerado entre los encuentros científicos más relevantes de la región y del mundo, con la participación de más de 10.000 asistentes es el más concurrido dentro de los eventos en habla hispana. Se organizan cada año actividades científicas como cursos, jornadas y simposios en todo el país, a través del valioso esfuerzo de los 34 distritos SAC establecidos en todo el país, como así también el congreso de ecocardiografía e imágenes cardiovasculares más importante en habla hispana que reúne cerca de 1.300 asistentes nacionales e internacionales.

Los profesionales pueden acceder al primer Programa de Actualización Continua en Cardiología (PRO-SAC), actualmente virtual, con temas desarrollados en módulos acompañados de conferencias y controversias a cargo de profesionales de reconocida jerarquía. Disponemos de un espacio para que se dicte la carrera de especialista en cardiología de la Facultad de Medicina de la UBA que permite la formación bianual de aproximadamente 100 graduados bajo la dirección docente de cardiólogos de la SAC. También se forman por año 25 subespecialistas UBA SAC en ecocardiografía.

Las profesionales tienen acceso a las más de 50 guías y consensos nacionales de diagnóstico y tratamiento de la enfermedad cardiovascular. Generamos y difundimos estadísticas en Argentina vinculadas al tratamiento del infarto, la insuficiencia cardíaca, las arritmias cardíacas, los factores de riesgo cardiovascular, etc. Implementamos ateneos virtuales interdistritales con la modalidad presentación de casos clínicos por profesionales de todos los distritos y la participación de prestigiosos expertos de las distintas subespecialidades.

En el estudio Interheart, el tabaquismo, la hipertensión, la diabetes, los lípidos anormales, la obesidad abdominal, los factores psicosociales, el bajo aporte de frutas, verduras, el consumo de alcohol y la reducida actividad física regular representan la mayor parte del riesgo de infarto de miocardio en todo el mundo en ambos sexos y en todas las edades. Este hallazgo sugiere que los enfoques de la prevención pueden basarse en principios similares en todo el mundo y tienen el potencial de prevenir la mayoría de los casos prematuros de eventos cardiovasculares, los cuales constituyen la causa más prevalente de morbilidad y mortalidad, tanto en hombres como en mujeres, pasada la edad media de la vida. Sin embargo, su gestación comienza muchos años antes. “Es fundamental concientizar a la población en la prevención temprana, algo que lamentablemente no está ocurriendo dado que estamos llegando tarde, pasados los 50 años de edad. No alcanza con efectuarse el chequeo a edades adultas o avanzadas, tenemos que enfocarnos desde los primeros años de vida, porque en ellos se forman los hábitos saludables”, explican desde la SAC.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo occidental, más que el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes. Sin embargo, los países de mayores ingresos están revirtiendo esta tendencia y proyectan para el 2025 una disminución de la muerte por enfermedad cardiovascular. Mientras que, en los países de menores ingresos, desafortunadamente, la tendencia es al aumento de la muerte por infarto y accidente cerebrovascular.

La SAC y su brazo a la comunidad, la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), lanzaron el programa OBJETIVO 25X25, una iniciativa que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS) para reducir un 25% la mortalidad prematura por enfermedades cardiovasculares para el año 2025. Este panorama obliga a un abordaje inmediato de estas enfermedades y sus factores de riesgo.

En este sentido, las “metas claves 2025” para los factores de riesgo cardiovascular son una reducción relativa de al menos 10% del consumo de alcohol, una reducción relativa de la prevalencia de sedentarismo del 10%, una reducción relativa del 30% de la ingesta de sal o sodio, una reducción relativa de la prevalencia del 30% en el consumo de tabaco, una reducción relativa de la prevalencia de hipertensión arterial de un 25% y detener del aumento de la obesidad y diabetes.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *