Schuldberg: “el consumo de JMAF está relacionado con el incremento de enfermedades no transmisibles”

La licenciada en Nutrición Jacqueline Schuldberg, miembro de la Asociación Argentina de Nutricionistas y de la Sociedad Argentina de Pediatría, se refirió a las consecuencias para la salud que produce el consumo de alimentos que contienen jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF),  un producto que es utilizado con frecuencia por la industria de la alimentación.

El jarabe de maíz con alto contenido de fructosa es un edulcorante común en los refrescos y las bebidas con sabor a frutas.

“El 70 o 77% de este producto se encuentra en las gaseosas y es consumido principalmente por la población escolar y adolescente; le siguen el agregado de azúcar a las infusiones, en Argentina en particular por el mate, y en tercer lugar los panificados, galletitas dulces y jugos listos para usar”, señaló Jacqueline Schuldberg en una entrevista con el programa de radio Modo Avión.

La industria no está obligada a declarar los tipos de azúcares que tiene un alimento. “En el rótulo figura la composición total de azúcar: la que es propia del alimento y la agregada en el proceso de elaboración. En nuestro país estamos por encima del 50% de lo que deberíamos consumir para evitar complicaciones”, aseguró.

El JMAF contiene carbograsa que, según la experta, cambia el umbral de sabor y genera adicción. “Cada vez se requiere más de ese ingrediente para satisfacer la necesidad que pide el cuerpo”, explicó.

En el caso de los países desarrollados, la especialista sostuvo que “aún no existen estudios a largo plazo que muestren resultados sobre la aplicación de etiquetados y la reducción de enfermedades asociadas como la obesidad y diabetes. Está todo en proceso y es un trabajo integrado entre especialistas en alimentación, industrias y Estados”.

“En Argentina, se debate cómo va a figurar en la etiqueta si el producto tiene JMAF o no lo tiene. El Estado puede guiar a la industria para que optimice su fabricación pero también se necesita de la educación alimentaria nutricional porque si la persona lee el sello pero no sabe los perjuicios que el consumo de azúcar le genera a la salud, la ley no tendrá el resultado esperado”, opinó.

ESCUCHÁ LA ENTREVISTA COMPLETA

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *