El Garrahan recomendó sostener el amamantamiento para proteger a niños y niñas en el contexto del COVID-19

Ante el desafío que impone el COVID-19, sostener la lactancia materna con la higiene adecuada es la mejor manera de proteger a los niños y niñas, recordó el área de Alimentación del Hospital Garrahan en el marco de la “Semana de la Lactancia Materna” (SMLM) que se celebra desde mañana y hasta el 7 de agosto en todo el mundo.

“En toda emergencia, es necesario evaluar y actuar para proteger y apoyar las necesidades nutricionales y el cuidado de los lactantes, niñas y niños pequeños, tanto de los que son amamantados como de los que no. En el caso de COVID-19, la OMS y UNICEF recomiendan la práctica de la lactancia materna con las precauciones higiénicas necesarias”, destacaron.

Mientras que la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Salud de la Nación recomiendan lactancia materna exclusiva hasta los seis meses de vida, en nuestro país esta condición es alcanzada solo por el 40% de los niños y niñas. Aumentar la práctica de la lactancia materna óptima podría prevenir más de 823.000 muertes infantiles y más de 20.000 maternas cada año.

Por eso, este año bajo el lema “Apoye la lactancia por un planeta saludable”, se busca sensibilizar en temas relacionados con la lactancia materna, los derechos de las mujeres y sus hijos en un contexto globalizado y, en esta oportunidad, en lo vinculado al amamantamiento y la salud del planeta.

Los cuatro beneficios de la Lactancia Materna

• Brinda el mejor alimento, de alta calidad nutricional, con nutrientes y sustancias que ayudan al crecimiento de los lactantes y los protegen contra infecciones.
• Está perfectamente diseñada para satisfacer las necesidades nutricionales e inmunológicas del niño/a. Es una manera natural y óptima de alimentación.
• Proporciona múltiples beneficios para la salud de la madre y el bebé, fortalece el vínculo entre ellos y los protege contra enfermedades también a futuro
• Protege al medio ambiente

Lactancia, alimentación y desarrollo sostenible

Si bien se han logrado muchos avances en la salud global en las últimas décadas, existen varios desafíos emergentes, por ejemplo, desastres naturales, brotes de enfermedades infecciosas como la actual pandemia de COVID-19, así como la falta de sistemas de salud adecuados.

El aumento de los desastres relacionados con el clima y el medio ambiente son una preocupación en aumento ya que los riesgos de desnutrición y mortalidad infantil son mucho mayores que en épocas normales. La actual pandemia por COVID-19 es otra emergencia que deja a las familias con niñas y niños en una posición extremadamente vulnerable.

Varios países se enfrentan a la doble carga del sobrepeso y la desnutrición. Las enfermedades no transmisibles también están en aumento. La inseguridad alimentaria afecta a millones de personas, especialmente en zonas propensas a conflictos y desastres. Algunas familias pueden ser más vulnerables y requerir apoyo adicional para la lactancia materna. Las situaciones vulnerables incluyen emergencias, necesidades especiales u otras condiciones médicas que afectan la lactancia.

La lactancia materna puede contribuir a la salud a corto y largo plazo, buena nutrición y seguridad alimentaria en situaciones normales y de emergencia. La lactancia materna previene las enfermedades infecciosas, disminuye la incidencia y la gravedad de la diarrea, disminuye las infecciones respiratorias y la otitis media aguda.

La alimentación con sucedáneos de la leche materna afecta el medio ambiente y el clima debido a los métodos de producción, envasado, distribución y preparación. La producción de leche materna, solo requiere el alimento adicional que una madre necesita consumir y, por lo tanto, utiliza menos recursos naturales y casi no genera desperdicios.

La lactancia materna contribuye positivamente a la salud del planeta de varias maneras: es sostenible, ecológica y buena para la salud humana. El actual escenario mundial, con un lento progreso en la mejora de las tasas de lactancia, una creciente producción de sucedáneos de la leche materna y las continuas emergencias, constituyen una verdadera preocupación. Una cadena efectiva de apoyo crea un ambiente propicio que empodera a todas las mujeres/madres para dar pecho de manera óptima.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *