El Garrahan recomienda vacunar a niños, embarazadas e intensificar la prevención

La mayoría de las infecciones respiratorias actualmente corresponde al virus sincicial respiratorio (VSR), principal causante de neumonías y bronquiolitis, la influenza, que provoca la gripe común y el Covid-19.

Ante la llegada de los primeros fríos y el aumento de la circulación de los virus respiratorios, el Hospital Garrahan llama a reforzar la vacunación a los niños de entre 6 y 24 meses, aplicar la vacuna contra el virus sincicial respiratorio a embarazadas entre las semanas 32 a 36,6 de gestación y poner en práctica medidas de prevención como la ventilación de los ambientes y el lavado frecuente de manos.

La bronquiolitis es una infección respiratoria aguda que ocurre con mayor frecuencia en los meses de otoño e invierno y afecta sobre todo a los lactantes y niños menores de 2 años. Puede ser causada por distintos virus, pero el más común es el VSR.

Afecta las vías aéreas pequeñas (inflamación de los bronquiolos) y los síntomas más comunes son dificultad para respirar, agitación, fiebre, catarro nasal y conjuntivitis. Si los síntomas empeoran o persisten, se recomienda consultar en centros de salud cercanos al domicilio.

Es importante destacar que se encuentra disponible la vacuna contra el VSR que se aplica a embarazadas entre las semanas 32 a 36,6 de gestación. “Esta vacuna produce anticuerpos que traspasan la placenta y protegen al bebé hasta los 6 meses de nacido, que es la etapa de mayor riesgo”, informó María Teresa Rosanova, jefa de Epidemiología e Infectología del Garrahan.

Otro virus que puede producir patología respiratoria es el de la influenza. Deben recibir esta vacuna los niños menores de 2 años, aquellos con patologías crónicas, cardiacas, pulmonares, renales, reumáticas, entre otras, embarazadas y el personal de salud.

“Si bien los casos de coronavirus han disminuido no debemos dejar de tener al día estas vacunas y sus refuerzos, que se pueden aplicar en simultáneo con otras vacunas como la antigripal”, sostuvo Rosanova.

Estos virus respiratorios se transmiten de persona a persona, ya sea por el contacto directo entre las manos y superficies contaminadas, y/o a través de las secreciones nasales o las gotitas de saliva que viajan por el aire cuando una persona enferma habla, estornuda o tose.

Las siguientes medidas contribuyen a prevenir las infecciones respiratorias:

-Mantener la lactancia materna.
-Cumplir con el Calendario Nacional de Vacunación.
-Higienizar frecuentemente, con agua y jabón, los elementos del bebé (chupetes, juguetes) y las superficies donde se lo cambia o donde se preparan sus alimentos.
-Practicar el lavado de manos frecuente, a los niños y a los convivientes, con agua y jabón.
-Ventilar los ambientes de la casa al menos una vez al día.
-Mantener alejados a los bebés de las personas con síntomas respiratorios.
-Si los cuidadores principales tienen alguna infección de las vías respiratorias deben lavarse las manos, especialmente antes de alzar, cambiar o alimentar al bebé. Pueden usar el tapaboca como medida de apoyo, para evitar el contagio por secreciones.
–No fumar cerca de los niños ya que el humo del tabaco agrava la bronquiolitis.
El Centro de Vacunación del Garrahan atiende de lunes a viernes de 8 a 15 horas, y se aplican vacunas a pacientes y adultos pertenecientes a grupos de riesgo, trabajadores y trabajadoras de la salud y familiares de niños, niñas y adolescentes con enfermedades de base.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *