Virus y bacterias: Cómo mejorar nuestra inmunidad a través de la alimentación

Reconocer qué alimentos contienen los nutrientes más beneficiosos contribuye a tomar mejores decisiones a la hora de adquirirlos, considerando los costos y la disponibilidad estacional.

“No existe el súper alimento que protege contra todo, lo importante es combinarlos de tal manera que se pueda aprovechar lo mejor de cada uno y, en esa armonía entre los nutrientes fortalecemos la materia prima que necesita el sistema inmune”, explicó Diana Kabbache profesora titular en la Carrera de Nutrición de la Facultad de Medicina de la @USalvador y profesora de la Carrera Especialización en Nutrición Clínica de la UBA en diálogo con el programa de radio Paso Clave.

La especialista remarcó la importancia del tiempo que le dedicamos a comprar, elaborar e ingerir lo que nos va a alimentar. “Planificar las comprar, elegir los alimentos que tienen los nutrientes claves y tomarnos el tiempo para cocinarlos bien es clave”, afirmó y agregó que “valorar el momento de sentarnos a comer eso que preparamos delicadamente es lo que nos mantiene sanos”.

PODES ESCUCHAR LA ENTREVISTA COMPLETA

Dónde encontrar los nutrientes

Vitamina A y D: en la yema de huevo, leche e hígado, y en quesos, yogures enteros, o que han sido fortificados (estos además son beneficiosos para la microbiota que previene de infecciones causadas por virus o bacterias), en riñones y en carnes de todo tipo, hortalizas de color anaranjado o verde oscuro (vitamina A), pescados grasos como atún, caballa y sardina (vitamina D).

Vitamina del complejo B: la B12 se halla en productos cárnicos, la B1 en cereales integrales (avena, centeno o arroz integral).

Vitamina C: está en la naranja, pomelo, mandarina, el kiwi, frutilla y quinoto, y también en pimientos, perejil, en repollo blanco y rojo y en el brócoli. 

Hierro y Zinc: presentes en carnes rojas, hígado, pollo, cerdo, legumbres (lentejas, arvejas, porotos, garbanzos), frutos secos y cereales integrales. La preparación de las carnes puede alternarse (guisos, al horno, asadas, grilladas, en hamburguesas, milanesas al horno, pasteles).

Alimentos fermentados: como los yogures, y aquellos que contienen probióticos, proveen microorganismos beneficiosos para la microbiota y la inmunidad.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *